Viaja por los encantadores pueblos del País Vasco

Adéntrate en la esencia única del País Vasco para conocer algunos de los tesoros que esconden estas tierras. Desde la historia de los lugares hasta la serenidad de la naturaleza que acoge costas encantadoras. Descubre la magia de rincones con arquitectura, experiencias locales y paisajes que encantan los sentidos. Prepárate para un recorrido auténtico por las maravillas del País Vasco. 

Turismo rural

Gernika (Vizcaya)

Gernika es un pueblo con muchísima historia, empezando por la Plaza de los Fueros, presidida por la estatua de Don Tello, te invita a sumergirte en la rica historia de la villa y descubrir el impactante Museo de la Paz, recordando el trágico bombardeo de 1937. Explora el encanto del Parque de Europa y la Casa de Juntas, símbolo de los fueros vascos. Rodeada por la majestuosa Reserva de la Biosfera de Urdaibai, Gernika ofrece no solo un patrimonio arquitectónico excepcional, sino también una naturaleza impresionante con playas como Laida y Laga. El mercado semanal, el más importante de Bizkaia, se convierte en un festín de colores y sabores cada lunes, siendo un atractivo irresistible. No te pierdas las ferias especiales en octubre, atrayendo a visitantes de todo el País Vasco. Gernika, con su fusión de historia, naturaleza y vibrante vida local, se presenta como un destino turístico cautivador que invita a explorar sus tesoros únicos.

Valle de Ayala (Álava)

El municipio de Ayala se erige como el centro del Valle de Ayala en Álava. Con laderas cubiertas de pastizales y bosques, este entorno invita a actividades al aire libre como senderismo y observación ornitológica a lo largo del río Nervión. La presencia de la imponente sierra Sálvada con sus variados bosques añade un atractivo natural. En el corazón del valle, Ayala y otros municipios como Artziniega, Llodio, Amurrio y Okondo forman la próspera Cuadrilla. Entre las joyas arquitectónicas se encuentran las casas-torre defensivas de Zuaza o Murga, mientras que el extraordinario Conjunto Monumental de Quejana, antigua residencia de la familia Ayala, destaca con el Palacio Fuerte, el Convento de San Juan Bautista y el Torreón-Capilla de la Virgen del Cabello, que alberga un museo con documentos y sarcófagos de alabastro, revelando la rica historia de la familia y del valle.

Getaria (Guipúzcoa) 

El puerto pesquero de la villa medieval de Getaria, a los pies del monte San Antón, ofrece una vista panorámica impresionante del Cantábrico y las montañas guipuzcoanas. Con calles medievales que descienden hacia el mar, Getaria, cuna de navegantes como Juan Sebastián Elcano, es famosa por sus viñedos de txakolí. Dividido en dos partes, el centro alberga el museo de Cristóbal Balenciaga, mientras que el puerto invita a disfrutar de pintxos vascos y subastas de pescado, proporcionando una auténtica experiencia marítima y gastronómica.

Zarautz (Guipúzcoa)

Sumérgete en la extensa playa de Zarautz, famosa por sus olas perfectas para el surf, y pasea por las calles adoquinadas del casco antiguo que llevan a la iglesia de Santa María la Real. Después de un día de sol y mar, adéntrate en el corazón del pueblo para probar los sabrosos pintxos en establecimientos como el Bar Haizea, donde la tradición culinaria vasca cobra vida.

Mundaka (Vizcaya) 

Mundaka, encantadora villa marinera en el norte de la Reserva de la Biosfera de Urdaibai, deslumbra con su ría y marismas. Entre las sinuosas calles, destacan la iglesia gótica de Santa María, el crucero renacentista de Kurtzio y el Palacio de Larrinaga. El puerto, ahora también deportivo, atrae a los amantes del windsurf en las aguas bravas del Cantábrico. Para apreciar las mareas y la costa, nada como pasear por las playas y admirar desde los miradores del Parque Atalaya y de Portuondo, que ofrecen vistas del litoral cambiante y el islote de Ízaro, un refugio natural de aves marinas. Mundaka, con su rica historia, paisajes dinámicos y fusión de tradición y deporte, captura la esencia única del País Vasco.

En este viaje por los rincones del País Vasco, has tenido la posibilidad de conocer tesoros que capturan la esencia de la región. Desde la rica historia de antiguas plazas hasta la majestuosidad de la naturaleza que abraza encantadoras costas, cada parada ofrece una experiencia genuina. Estos destinos escondidos, con su arquitectura única, experiencias locales vibrantes y paisajes cautivadores, invitan a sumergirse en la autenticidad del País Vasco. ¡Contacta con nosotros y viaja con uno de nuestros vehículos!