Cómo ahorrar combustible al conducir

Conducir puede ser un gran placer, pero a veces es caro porque hay que pagar el combustible. Para eso, hemos recopilado una serie de consejos que nos pueden ayudar a reducir el gasto de combustible. Toma nota:

Conduce con suavidad

Esto implica circular a una velocidad uniforme, sin pegar acelerones que revolucionen el motor. Además, hazlo siempre respetando los límites de velocidad, como poco; y a velocidades bajas. De la misma manera, es recomendable circular la menor cantidad de tiempo/metros posible en primera, ir con marchas largas en las bajadas y retrasar la puesta de marchas bajas en las subidas. En definitiva, conducir con tranquilidad y sosiego para ahorrarte unos euros.

Las ruedas, grandes aliadas

Unos neumáticos adecuados y en buen estado son decisivas a la hora de reducir el consumo de combustible. Por ejemplo, puedes elegir unos neumáticos de baja resistencia a la rodadura. Fundamental que la presión de las neumáticos sea la que recomienda el fabricante, ya que si la llevas muy por debajo la resistencia al rodar aumenta.

La aerodinámica cuenta….

Por eso, llevar vacas en la parte superior, bien sea para transportes esquís o en forma de maleta, suponen una mayor resistencia al viento por lo que el motor necesita forzar la máquina para ir a la velocidad que deseas. No hablemos ya de llevar las bicis en el techo. Evítalo y usa un portabicis trasero amoldado al maletero.

… y el peso

Procura no cargar el coche en exceso, especialmente de cosas que no necesites. Que hay veces que se nos olvida que llevamos 4 sillas en el maletero o una bombona de gas. Cuanto más peso, más tiene que trabajar el motor y más combustible se gasta.

Haz menos kilómetros

Parece de perogrullo, pero a veces por no planificar correctamente un desplazamiento (en ciudad o en unas vacaciones) hacemos más kilómetros de los estrictamente necesarios, lo que supone un mayor consumo. Para planificar tus rutas puedes usar herramientas como Google Maps.

Evita ralentí en largos periodos

Dejar el coche al ralentí durante periodos de más de cinco minutos es contraproducente, puesto que gasta más combustible que en el encendido. Así que si estás esperando parado o en un atasco, apaga el motor.

Refrigera con cabeza

El eterno debate entre refrigerar el coche con aire acondicionado o con las ventanas bajadas termina en tablas. En recorridos urbanos es preferible ir con las ventanas bajadas, pero en desplazamientos más largos con velocidades constantes y más altas, como por ejemplo al viajar por autopista, es mejor que uses el aire acondicionado.

Por cierto, se hace calor aparca a la sombra. Así el esfuerzo que el aire acondicionado tendrá que hacer para surgir efecto será menor.

¿Y la calefacción?

Si hace frío, no enciendas la calefacción inmediatamente después de arrancar el motor. Los sistemas calefactores tardan un rato en activarse así que si rendimiento al principio es menor y por lo tanto consume más combustible. Es preferible esperar a que el coche ya haya entrado en calor para encenderla.

Paga menos

Así de fácil. El combustible no cuesta lo mismo en todas las gasolineras. Así que antes de repostar, comprueba cual es la gasolinera más barata. Eso sí, no caigas en la trampa de hacer más kilómetros por ahorrarte unos centimillos, ya que los estarás gastando en el desplazamiento. Consulta las gasolineras más económicas en este mapa.