Las mejores canciones para escuchar mientras conduces

Vale, quizás no vivimos la situación más idónea para conducir. Pero incluso aunque solo sea para ir al trabajo, siempre es necesario un poco de alegría y ritmo. Por eso, en Just Drive hemos recopilado las mejores canciones para escuchar mientras conduces.

¿Añadirías alguna a esta lista?

Suspicius minds (Elvis Pressley)

Puedes escuchar este clásico de “El Rey” mientras imaginas que atraviesas el desierto de Arzona o la Ruta 66. Un amor asentado sobre la desconfianza que parecía no tener mucho futuro.

The Passanger

“Entramos en el coche, seremos el pasajero. Esta noche iremos montados a través de la ciudad, veremos los traseros rasgados de la ciudad”. Todo una declaración del gran Iggy que obligatoriamente nos levantará de nuestros asientos.

Carreteras infinitas (Sidonie)

Si estás planeando el próximo verano post-covid y has pensado en hacer kilómetros y kilómetros con el coche o la furgoneta, no puede faltar este tema de los barceloneses Sidonie.

Walk of life (Dire Straits)

La vida pasa, y desde el coche más rápido. Pero los grandes mitos, como Dire Straits, siempre permanencen gracias a temazos como este. Baja las ventanillas y dale al play.

Sweet Home Alabama (Lynyrd Skynyrd)

Una de las canciones más versionadas de la historia. Buen rollo y ritmo como para que te pongas a mover el esqueleto en los semáforos.

Born to run (Bruce Springsteen)

The Boss no podía faltar en esta lista. Dice que “nacimos para correr”, pero sin superar los límites de velocidad, que hay que respetar siempre.

Livin on a prayer (Bon Jovi)

Un clásico de los que envejecen bien. Ha atravesado generaciones y generaciones, así que es un éxito seguro independientemente de la edad de los pasajeros. 

Stand by me (Oasis)

Los Gallagher no dejan indiferente a nadie. O los amas o los odias. Pero nadie pone en duda su legado musical. “Quédate a mi lado, nadie sabe lo que va a pasar”.

Sleeping in My Car  (Roxette)

Una de las canciones más representativa del pop de los 90. Mejor que no te quedes a dormir en el coche, como dice la canción, pero si te ocurre seguro que tienes una buena anécdota para contar.