Guardia_airetik

Rioja alavesa: Mucho más que viñedos

La Rioja Alavesa es una de las comarcas más conocidas de Álava por su vinculación y su gran tradición vitivinícola. Esta comarca, que transcurre por el sur del Territorio Histórico de Álava, entre la Sierra de Cantabria y el río Ebro y limita geográficamente por Navarra y La Rioja, cuenta con 13.500 hectáreas de viñedo y cerca de 400 bodegas donde se elaboran anualmente alrededor de 100 millones de botellas de vino que gozan de un merecido prestigio internacional.

No es de extrañar que el gusto sea el gran protagonista de esta comarca, ya que además de su tradición vitivinícola, posee una gran riqueza gastronómica donde también destacan el pan y el aceite, que cuenta con una variedad autóctona, Arroniz.

Sin embargo, en la Rioja Alavesa, no sólo podremos encontrar viñedos. Conformada por 23 pueblos, cuenta con un gran patrimonio artístico y arquitectónico en forma de villas amuralladas casas solariegas y restos históricos.

Entre los pueblos destacados de la Rioja Alavesa se encuentra La Guardia. Una villa amurallada con calles de trazado medieval que cuenta con una las riquezas del neolítico y de la edad de bronce más antiguos de comunidades agrícolas descubiertos en Euskadi. Un paraje que nos traslada a otra época. Además, cuenta con una de las mayores joyas del arte vasco en la Iglesia de Santa María de los reyes y la de San Juan Bautista.

El vino es el producto que ha marcado la economía del pueblo, por lo que no hay que dejar de visitar los numerosos sótanos de locales hosteleros que se pueden visitar a los largo del pueblo.

Lo mismo ocurre con El Ciego. Situado al sur de la Rioja Alavesa, el vino y todo lo relacionado con el mismo es el centro de todas las actividades de la localidad. Cuenta con muchas bodegas de gran calidad y con una de las bodegas más icónicas, Marqués de Riscal, cuya estructura fue diseñada por el arquitecto Frank Gehry, creador del emblemático museo Guggenheim de Bilbao.

Pero no todo es vino en la Rioja Alavesa. Si queréis conocer historia, tradición y biodiversidad, podéis acercaros al Dolmen de la chabola de la hechicera, uno de los dólmenes más importantes de Euskadi y probablemente el más grande y el mejor conservado de la zona. Compuesta por 9 losas, sirve de enclave para la celebración de la víspera de las fiestas, cerca de la Virgen de Agosto, donde se realizan akelarres y representaciones tradicionales.

Nuestra última recomendación es el Biotopo protegido que se encuentra en pleno centro de la comarca, cerca de La Guardia y que engloba cuatro pequeños humedales que se convierten en depresiones secas, lisas y blancas en verano, a causa de la evaporación del agua acumulada en invierno. Un paisaje para disfrutar en cualquier estación del año ya que su belleza radica en el cambio que sufre de una estación a otra.

Si quieres conocer algunos de estos lugares, desde Just-Drive podemos proporcionarte el transporte más adecuado a tus necesidades gracias a nuestra amplia flota. Consúltanos aquí sin ningún compromiso. !Feliz escapada!